Teté Rousse R

2008

Tette rousse reload:

Nueva primera reunión, y el propietario nos muestra una serie de gráficos que había realizado el mismo antes de conocernos, y que según sus propias palabras no lo había mostrado por vergüenza, en la primera entrevista en el estudio,

Era evidente que la idea de satélites, que nosotros reinterpretamos en básicamente dos lonjas unidas por una serie de puentes-conectores, solicitada en las primeras charlas era algo literal, y que desde ahí debíamos empezar a trabajar.

Por suerte tuvimos la oportunidad de desandar el camino para poder recorrerlo en otra dirección

Así que una vez superada la nueva primera reunión pudimos desarrollar un nuevo primer esquema que se ajustaba más a la idea de elementos o unidades funcionales vinculadas por circulaciones-. Ya que se trata de un terreno de fuertes vientos estos elementos sumados a las circulaciones que los unían terminaron constituyendo una casa de patio central o claustro, se nos ocurrió que por el tipo de ubicación e idea los techos deberían tener forma aerodinámica, esto es lo que le dio la forma curva al corte.

Con una reinterpretación del típico portal andaluz. (Hablamos de la típica casa de patios y su portón vidriado por el que se filtran las visuales al interior, y se viven las relaciones interior - exterior, con estanques de agua y movimiento natural como componentes, idea que nos remite además directamente a la alhambra de granada)

De esta forma la casa se organizó en un primer momento en 5 volúmenes que contenían:

Comedor-cocina-servicios / quincho / habitaciones niños+estudio / estar+gimanasio / suite principal.

Finalmente por un tema de relaciones funcionales la suite se incorporo al volumen de habitaciones constituyendo 4 volúmenes y en su lugar a continuación de la sala de estar se ubicó la piscina.

Si bien este segundo proyecto perdió contundencia en cuanto a volumetría e implantación, el planteo funcional a mejorado al igual que la solución de detalles, escala de espacios y relaciones entre partes.

En este proyecto el estudio intenta explorar las formas blandas con la aparición de la bóveda deformada, un mayor manejo de líneas curvas y orgánicas que de alguna manera reaparecerán mas adelante.

También aquí se exponen algunos gestos y se los reelabora, como el caso del puente mirador que de alguna manera se convirtió en túnel/mirador - terraplén/mirador.

O los muebles de cocina y de quincho que resultan una evolución y síntesis de los anteriores.

El volumen de cocina / servicio / comedor se constituye como líneas topográficas en elevación para darle limite a las visuales desde el exterior a la casa.

La idea del claustro central es la de un patio de estanques, vegetación y lugares para disfrutar del sol alejado del viento.

Aquí vuelve el concepto de multidimencionalidad espacial, esta vez no ligado a la experiencia mística intrínseca del proyecto sino como fundamento extrínseco de la organización arquitectónica final.